PALABRA DIARIA | ¡Si volviera a nacer!

Nacer de nuevo…

Cuántas veces hemos escuchado o hemos dicho esta expresión: “si yo volviera a nacer…”

Usualmente este dicho viene acompañado de arrepentimiento, de deseos de cambio, de frustraciones; situaciones en la vida que quisiéramos borrar para empezar de nuevo.

A veces ya viejos y cansados de la vida miramos nuestro pasado y nos arrepentimos de muchos caminos y muchas decisiones tomadas. Realmente no hay nada que hacer al respecto, no se puede desandar lo andado. Pero el Reino de Dios nos sorprende en paradojas que no responden a tiempos cronológicos. En el Reino de Dios también se puede nacer de nuevo en la vejez, también se puede cambiar la historia.


👆🏼 Presiona el enlace de Spotify para escuchar el mensaje 👆🏼

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

Juan 3:3-5

El cambio que nos propone Jesús se vive en la esfera de la fe, en la dimensión de lo místico y de la misericordia divina. Ese renacer se gesta en el corazón de Dios, en la dimensión del perdón y del amor. Es el Espíritu el que da vida. Ese ruah de Dios tiene el poder para transformar lo existente en una nueva vida, en una nueva oportunidad.

Pablo lo expresó con gran claridad: “Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” Rom 6:4

El bautismo del agua y del Espíritu borra nuestro pecado, transforma nuestra vida en la esperanza que solo puede renacer de ese encuentro con el Resucitado. Encuentro que nos permite ver hecho posible lo que nosotros creíamos imposible; nos permite ver vida donde había muerte, ver futuro donde pensamos que todo había terminado.

Hoy puedes decir con confianza “si yo volviera a nacer…”, y puedes hacer planes para esa nueva vida. Porque en la resurrección de Jesús y en el bautismo del agua y del Espíritu, Dios nos de una nueva oportunidad de empezar de nuevo.

Lánzate a un nuevo comienzo, tu verdadera vida apenas comienza.

Oremos: Jesús Resucitado, hoy confieso que deseo una nueva vida, una vida en la que mis pecados, mis faltas, mis frustraciones y fracasos mueran contigo y renazca en las corrientes de vida que provienen de ti. Hoy te pido que envíes tu ruah que haga de mi un hombre y una mujer nueva para poder ser testigo de tu resurrección para que otros crean.

*Publicado también como una contribución a Momento Sagrado; Centro Sofía, Universidad del Sagrado Corazón.

¡Gracias por su vista!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Website Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: