PALABRA DIARIA | El amor sustituye el sacrificio

Vivimos en una época de ruidos; sonidos ambientales, sonidos del teléfono móvil que en todo tiempo nos envía notificaciones y las voces de la gente a nuestro alrededor y hasta en las redes sociales y el internet.

Pero ruido no es lo mismo que contenido. Tenemos que vivir constantemente discriminando entre el ruido y lo que puede tener un contenido valioso. Por eso en este texto Dios nos da una señal de alto cuando lo que necesitamos saber es algo importante: escucha.

Un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Cuál es el primero de los mandamientos?».
Jesús respondió: “El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor;
y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.
El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos”.
El escriba le dijo: “Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él,
y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios”.
Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: “Tú no estás lejos del Reino de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.

Marcos 12:28b-34

Para saber qué es lo más importante para nuestra vida tenemos que escuchar la voz de Jesús; porque la voz de Jesús ilumina nuestro entendimiento. Esa voz nos recuerda que lo más importante para la vida del ser humano es amar a Dios; y ese amor Jesús lo iguala con el amor al prójimo y el amor a uno mismo. Un amor en el que se manifiesta la economía relacional trinitaria y cruciforme de Dios: Dios-nosotros-yo.

Al escuchar a Jesús, también aprendemos que se ama con el corazón y las emociones; pero también se ama con inteligencia y con pasión. Ese amor trino es el que transforma la ley, la obediencia y el compromiso en una fiesta voluntaria de encuentro y de entrega que se vive con gozo.  

Al escuchar a Jesús comprendemos que el amor a Dios y al prójimo sustituye el sacrificio. Dios no se agrada en nosotros y nos perdona por los sacrificios que hacemos. Dios se siente amado por nosotros en la medida de nuestro amor a los seres humanos.

¿Cómo puedes saber cuánto amas a Dios? La medida de tu amor al otro y a ti mismo es la medida de tu amor a Dios.

Si vivimos con intensidad y amor al prójimo,
entonces también nosotros estamos cerca del Reino de Dios.

P. Wilton Sánchez

Oremos: Señor, enséñanos a amar de corazón, con inteligencia y pasión, para que nuestras relaciones sean una ofrenda de adoración a ti. Enséñanos a distinguir tu voz entre los ruidos y distracciones de este mundo para poder seguirte y obedecerte con gozo.

*Publicado en Momento Sagrado de la universidad del Sagrado Corazón, 12 de marzo de 2021.

¡Gracias por su vista!

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Website Powered by WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: